La Identidad Visual que Impulsa tu Marca

El mundo es cada vez más altamente competitivo y todo lo relevante a la visualización de un negocio, un producto, un servicio o hasta de una persona es transcendental; además, la creación y el mantenimiento de una identidad de marca sólida es fundamental para el éxito de cualquier empresa o proyecto. Un elemento crucial de esta identidad visual es el logo. A menudo subestimado, un buen logo es mucho más que una simple imagen: es la representación visual de los valores, la personalidad y la esencia de una marca.

Un logo es, en muchos casos, es el primer punto de contacto que tiene un cliente potencial con una marca. La primera impresión es crucial y puede determinar si un cliente se sentirá atraído o no por tu negocio. Un diseño de logo atractivo y memorable puede despertar el interés y la curiosidad de los consumidores, alentándolos a explorar más sobre tus productos o servicios.

Un buen logo se convierte en la piedra angular de la identidad de tu marca. Es una representación visual única que te distingue de la competencia y te ayuda a ser reconocido en un instante. Piensa en los logos icónicos como el de Apple o Nike. Estas marcas se han arraigado en la mente de las personas gracias a la simplicidad y la coherencia de sus logos.

Los seres humanos son seres visuales por naturaleza. Un logo efectivo tiene la capacidad de comunicar valores, mensajes y la esencia de tu marca sin la necesidad de palabras. La elección de colores, tipografía y formas puede transmitir emociones y conceptos específicos. Por ejemplo, los colores brillantes y llamativos pueden sugerir energía y juventud, mientras que los tonos más oscuros pueden transmitir elegancia y profesionalismo.

Un logo bien diseñado puede generar confianza en tus clientes. Un aspecto profesional y coherente muestra que te tomas en serio tu marca y tus productos o servicios. Los clientes tienden a asociar un logo de calidad con una empresa que ofrece productos y servicios de calidad.

Un logo bien diseñado es versátil y puede adaptarse a diferentes plataformas y formatos sin perder su esencia. Ya sea en una tarjeta de presentación, un sitio web, un anuncio impreso o en redes sociales, tu logo debe ser reconocible y mantener su integridad. La consistencia en la presentación refuerza la identidad de la marca y la hace más memorable. A medida que tu marca crece y se consolida en la mente de los consumidores, tu logo se convierte en un símbolo de confiabilidad y calidad. Los clientes satisfechos recordarán tu logo y lo asociarán con experiencias positivas. Esto puede llevar a la fidelización del cliente y a una mayor lealtad a lo largo del tiempo.

En resumen, un buen logo no es solo una imagen estéticamente agradable, sino una herramienta poderosa para construir una identidad de marca sólida y diferenciada. Desde la primera impresión hasta la construcción de la confianza y la lealtad del cliente, un logo bien diseñado juega un papel fundamental en el éxito de cualquier empresa. Invertir tiempo y recursos en la creación de un logo distintivo y memorable es una inversión que puede rendir frutos duraderos en el mundo competitivo de los negocios de hoy. Si quieres que tu negocio tenga éxito y te genere altas utilidades, no manejes mezquindad  y busques tener un logo por el que te cobren una miseria, paga lo justo por este, ya que si te hacen un buen trabajo, tu logo te va a representar altos ingresos y un futuro prometedor.

Modellying

El tema del bullying en los establecimientos educativos continua, y después de pandemia este ha ido en aumento, lo grave es que muchas veces no se sabe que este flagelo está presente porque las víctimas no hablan, justamente por miedo a represalias. Según el estudio realizado entre el 2020 y 2021 por la ONG Internacional “Bullying Sin Fronteras”, Colombia ocupa el puesto 10 con más casos de matoneo a nivel mundial, encontrando un total de 8.981 casos graves de bullying; pero a esto hay que sumarle el cyberbullying que según un estudio realizado por la Universidad EAFIT, titulado “Conectados Contigo”, concluyó que el 12% de los niños y jóvenes encuestados en Colombia, manifestaron haber sido víctimas de ciberbullying, eso implica que uno de cada 10 niños consultados indicó que sufrió ciberacoso, especialmente a través de las redes sociales.

Este hostigamiento puede generar consecuencias graves en sus víctimas y hasta en los propios victimario, porque pueden desarrollar sentimientos de temor, inseguridad, pasividad y aislamiento, así como depresión, ansiedad y baja autoestima. En esas condiciones, su desempeño académico se puede reducir y llevarlos a la deserción escolar, el ausentismo y hasta al suicidio.

BOOKER desde su experiencia de 14 años formando modelos, los conocimientos y experiencias acumulados en otras disciplinas, ha desarrollado el programa denominado MODELLYING, el cual se enfoca en evitar los efectos negativos del acoso escolar y del ciberacoso, que puede impactar el correcto desarrollo de las habilidades socioemocionales y de las capacidades de relacionamiento, afectivo y no afectivo, de los estudiantes..

Suena extraño que por medio del modelaje se pueda evitar el bullying, pero hay que tener en cuenta varios factores:

  • El modelaje a diferencia de lo que se piensa es muy incluyente, actualmente personas obesas, de baja de estatura, discapacitadas, de diferentes etnias, orientaciones sexuales y creencias, pueden ser modelos sin ningún problema.
  • Aunque se cree que los y las modelos son personas superficiales, en verdad es una labor que implica mucha disciplina, compromiso, sacrificios, conocimientos, conciencia social y autoconfianza.
  • Es más fácil persuadir a los y las adolescentes sobre su comportamiento social, el respeto hacia los demás y hacia sí mismos, desde algo que les llama la atención y quieren aprender que imponerles un curso, charla, conferencia o taller sobre el acoso escolar. Hoy día ser modelo o ser influenciador es algo que la mayoría de jóvenes quieren hacer, principalmente en una ciudad como Medellín.

Actualmente el modelaje es incluyente y ha servido para que se visibilice la diversidad que existe entre los seres humanos, además, aprender modelaje no sirve solo para modelar, sino para generar una marca personal que le ayude a nivel social, empresarial y hasta a nivel sentimental; desde hace mucho personajes públicos como modelos, cantantes, actores, actrices, deportistas, entre muchos otros, aprenden modelaje para saber manejar su imagen y fortalecer su relación con otras personas, lo cual les ha abierto las puertas para que puedan desempeñarse en lo que les gusta sin problemas. Actualmente tener una imagen que impacte públicamente y generar buenas relaciones públicas es fundamental para alcanzar las metas que se tenga y evitar el matoneo escolar, social, familiar y profesional.

Algo llamado modelaje

Según la historia, a causa de la belleza se han cometidos pecados, guerras, se han creado  competencias deportivas  e increíbles obras de arte, el culto a la belleza física trascendió de la antigua Grecia, a toda la humanidad y hoy día está más vigente que nunca. Una persona bella por lo general maneja una gran egolatría y considera que el mundo les pertenece y todo debe de ser como él o ella quiere. Hay quienes le sacan provecho a su hermosura realizando profesiones u oficios en los cuales esta gran ventaja es requisito para su éxito, entre ellas está el modelaje, campo en el cual la belleza es casi que un requisito para triunfar, pero ¿es eso cierto?

No se puede mentir en decir que no hay personas que se han convertido en modelos sin tener que pasar por una academia, porque “fueron descubiertos” y esas historias mucha gente lo sabe, por ello, hay quien con prepotencia llegan a agencias de modelaje casi que exigiendo ser modelos y que les consigan castings, pero esto lleva a otra pregunta ¿el modelaje funciona así?

Esta realidad que a la vez es un mito tiene una historia detrás que pocos conocen. Tener belleza si  abre puertas pero para que estas no se cierren tienen 2 caminos, empezar una fuerte preparación para que perduren como modelos o acceder a propuestas indecorosas para conseguir contrataciones y así durar un tiempo como modelos; obviamente la opción que toma la mayoría es la primera porque garantiza, además de tener respeto como modelo, que pueda tener una carrera larga. Ser modelo es más que tener un rostro bello o un cuerpo bien trabajado, implica aprender sobre muchos temas, no solo saber posar, elementos tan esenciales como tener una buena postura, saber manejar relaciones públicas, aprender normas de etiqueta y protocolo, generar un estilo propio y saberse proyectar son implícitas en la preparación que se tiene en una academia de modelaje seria.

Quienes tienen la consciencia de la importancia de la preparación como modelos, no tienen en cuenta algo fundamental, la buena elección de la academia donde se van a preparar como modelos. Hay quienes se fijan si está registrada en Cámara de Comercio, pero un registro de esos lo hace cualquiera, hay factores claves que se deben de tener en cuenta para decidir donde prepararse como modelo como lo son:

  • Reputación, es lo más importante porque en el medio del modelaje descalifican modelos que se graduaron de una academia si esta tiene mala fama o señalamientos.
  • Programa académico, como tal debe de existir porque nadie se debe de inscribir a un curso de modelaje si no sabe que le van a enseñar.
  • Ética, en esto muchas fallas porque una academia seria enfrenta a sus estudiantes y le hacen ver la realidad para que no generen expectativas que en verdad no van a alcanzar.
  • Seriedad, si la academia a la vez es agencia, como sucede con casi todas, tienen la obligación de decirle si cuando termine va o no a estar dentro de la agencia.

Quien se toma el modelaje en serio por lo general tiene a su lado una persona que le orienta sobre su styling, el manejo de su carrera, su proyección entre otras cosas, aunque la más importante es que le mantiene los pies en la tierra.

Aunque ya se mencionó la segunda vía que se utiliza para permanecer en el modelaje, se nos olvidó mencionar otro método que se está volviendo muy popular, y es ser una “celebridad efímera”.

Hay quienes acuden a concursos de modelaje y a reallitys para darse a conocer y así creen que van alcanzar gran fama, mucho dinero y hacerse de una carrera al poder estar dentro de la farándula fugazmente.

Los reallities son un arma de doble filo, son muy pocos los o las modelos que participan en un reallity y logran afianzar su carrera, antes por el contrario, la mayoría terminan destruyéndolas, y no por culpa del mismo reallity sino muchas veces por confiarse en que por hacerse un personaje público es suficiente basta para consolidar su carrera. En los llamados Reallities quienes participan muestran lo mejor de sí, pero también lo peor,  y parecen que muchos no son conscientes de ello, a pesar que la misma producción les advierte de cuidar su imagen ante los televidentes, los cuales los juzgaran y según ese juicio puede provocar que  instantáneamente muchas marcas descarten a la nueva celebridad para que protagonice sus campañas, quienes aprovechan esta oportunidad lo hacen porque se han preparado para su participación y hasta muchas veces han contado con asesores que les orienta para saber manejar correctamente su imagen, mientras que otras personas optan por no tener mucho protagonismo en el programa y pasan sin pena ni gloria. Hay quienes aprovechan el cuarto de hora de la o el modelo para usarlo como “atracción circense” pero luego entran en el baúl del olvido si no supo aprovechar su momento de fama y para que vuelvan a conseguir trabajo puede pasar hasta años, porque su anhelada popularidad les jugó en contra.

Quienes acuden a concursos de modelaje para “darse a conocer” pues comenten un gran error, porque la mayoría ni para eso sirven. Muchos de los llamados “concursos de modelaje” son usados solo para sacarle plata a quienes participan y hasta utilizan nombres de marcas reconocidas para generar credibilidad, aunque estas marcas ni sepan de la existencia del concurso; también existen los que aprovechan la homonimia, poner un nombre parecido al de otro concurso ya existente para generar confusión y que las personas crean que es el original.

La única razón válida para participar en un concurso son los premios, que estos sean tan interesantes que se desee tenerlos, para lo cual es muy importante saber hasta qué punto estos premios son ciertos y no hay que olvidar que si el título que se va a ganar implica el nombre del país, en nuestro caso “Colombia”  esto significa que se va a participar en un concurso internacional representando a la nación y que la organización del concurso corre con todos los gastos que implique dicha participación.

El modelaje es competitivo y para estar en esa competencia no basta con tener belleza o el de utilizar “vías rápidas” para darse a conocer, es fundamental formarse, tener asesoría continua, tener los pies muy bien puestos sobre la tierra y cuidar mucho la imagen física y social porque a diferencia de los que piensan la mayoría de la gente que lo que le dicen “modelaje” es para gente bella, bruta y vacía, no es cierto para absolutamente nada, hay super modelos que sobresalen por su profesionalismo y no por que tengan belleza porque  en un mundo tan competitivo se necesita tener inteligencia, integridad moral y mucha disciplina para ser de verdad modelo.

Qué ventajas tiene dedicarse al modelaje?

Cuando el modelaje se toma en serio y se toma como una profesión, es de suponer que se está teniendo éxito como modelos, si es así, ser modelo trae diferentes ventajas que hacen que sea súper atrayente dedicarse a esto:

– Posibilidad de viajar a diferentes ciudades, regiones y hasta países. Es ideal para quienes les gusta conocer lugares, culturas y quien tenga la capacidad de adaptarse a los espacios, costumbres y comidas.

– Hacer importantes relaciones públicas, conocer personas de la farándula y de la vida pública. Al ser modelo se convierte en figura pública y por lo tal es normal que se empiece a codear con otras personas que también lo son.

– Satisfacción personal y orgullo al verse en publicaciones, comerciales de televisión, realizando entrevistas, entre otras muchas cosas.

– Ganar dinero. No es ningún secreto que el modelaje es muy bien pago.

– Conseguir notoriedad y disfrutar de algunos privilegios. 

– Causar envidias, lo cual es muy común, además por el imaginario que la gente tiene sobre el mundo del modelaje.

Lógicamente también hay su lado negativo como:

– Enfrentarse a diferentes peligros que tiene el modelaje tanto a nivel de salud como social. No todo es tan bello como lo pintan, los riesgos son muchos.

– El modelaje no es duradero y así como puede durar años siendo modelo, también puede ser cuestión de días, semanas o meses. Aquí tanto el aspecto físico, profesional y el de las relaciones con otras personas, te puede afectar.

– Cuidar mucho su apariencia física, lo cual conlleva a realizar ejercicio continuamente, cuidar la alimentación y tener rutinas para el cuidado de la piel, el cabello, uñas y dientes. Además de un buen estilo de vida, que implica el sacrificio de algunas cosas como el licor, las fiestas, entre otras.

– Frustrarse a no alcanzar la fama, el reconocimiento o el dinero que se pretendía. Sobre todo cuando se hace comparación con alguien que empezó al mismo tiempo que tu o que consideras que físicamente no está a tu nivel.

– Es un campo muy competitivo y así como se sube, también se cae o se estanque.

El modelaje en cualquiera de sus formas no es fácil, y así como puede traer muchas satisfacciones, también puede generar muchas frustraciones, por ende, se debe entender que ser modelo no es algo para gente linda y tonta. En primer lugar la belleza es relativa, y lo segundo es que este medio implica tener muchas suspicacia para poder salir avante, por lo cual no es aconsejable para personas sin estudios y sin preparación.

Qué se necesita para ser modelo?

“modello” es un termino italiano, el cual es un arquetipo o referencia para imitar o reproducir, un modelo es un ejemplar que se debe de seguir a la perfección, y eso es lo que cree el común de la gente, que las personas que se dedican al modelaje son perfectas. Desde la antigüedad se utilizaban personas con una belleza física sobresaliente para que posaran para obras de artes, hoy en día el mundo de la moda y la publicidad buscan también personas con un prototipo de belleza que ayuden a cumplir sus objetivos.

La belleza es relativa y en el modelaje pasa lo mismo. No existe un limitante para modelar, todo el mundo puede ser modelo solo depende escoger bien qué tipo de modelo puede ser. 

Según el aspecto de cada quien en la práctica no existe ningún requerimiento físico para trabajar de modelo porque son muchos los campos y los estilos que abarca el mundo audiovisual y de la moda, existe la posibilidad de que para ciertos trabajos se requieran perfiles que están muy lejos del arquetipo de las y los modelos perfectos. No todo es pasarela y supermodelos.

los supermodelos o “top models” es una muy pequeña parte de la industria del modelaje, son pocos los que tienen las características para serlo, si la moda y la publicidad solo se rigiera por la utilización de esta clase de modelos sufriría un estancamiento porque igualmente a pesar de ser relativamente perfectos, no sirve para todas las diferentes facetas que tienen estas dos grandes industrias.

Ser modelo usualmente se asocia al género femenino, sin embargo, en su más amplio sentido abarca a hombres y a personas de todas las edades. Existe la creencia extendida que todos los hombres que se dedican al modelaje son homosexuales o tienen tendencia a serlo, lo cual es falso. Como en toda actividad y profesión existente hay personas con diferentes orientaciones sexuales pero esto no indica que sea esto cierto. Un modelo, es una persona con condiciones específicas de edad, estatura, medidas, belleza, etc., los cuales  varían según las necesidades del diseñador, la empresa o de la campaña publicitaria que lo requiera. 

Al modelo se le compara con un maniquí y hoy en día para ser un super modelo se debe de parecer a un maniquí. La función del modelo es mostrar lo que llevan puesto o adornar un espacio, un evento, un producto  o hasta a otra persona; hay personas que creen que un modelo es aquel que se hace notar, que se muestra a si mismo y la verdad es que un buen modelo es aquel que es capaz de hacer que lo que se pone o lo que este a su lado se vea extraordinario.

Los requerimientos físicos para aquellos modelos que aspiren a desfilar en pasarelas de moda o en la mayoría de los trabajos publicitarios fotográficos se ven casi siempre gobernados por las mismas tendencias sociales en lo que a prototipos de belleza se refiere. Tendencias estas, que actualmente han cambiado y permiten que no haya un limitante real para ser modelo, porque hasta personas con discapacidad física lo pueden ser.

Algunos campos del modelaje tienen elevados requisitos para que un modelo se establezca en él, allí  no sólo es la belleza, la figura y la altura lo que prima, sino también una serie de conocimientos específicos para los que incluso existen escuelas especializadas. Los desfiles de moda son los que más exigen requerimientos, mientras que la publicidad, el cine o televisión y en fotografía hay menos requerimientos porque no resultan tan explícitos, además, el trabajo que se realiza es editable y se puede echar mano a la tecnología para mejorar ciertas cosas. 

Uno de los grandes problemas para que las personas se dedique al modelaje es la estatura, pero justo el campo que mas se mueve que es el de la publicidad, la que no le da prioridad a este tema.

Ser un modelo profesional no es fácil; gran parte de las aptitudes necesarias se obtienen tan sólo de la herencia y la suerte genética, las actitudes de la formación que haya tenido durante su vida, y a esto se le suma que  existen gran cantidad de conocimientos y experiencias que se debe aprender por sí mismo, y que marcarán la diferencia entre un(a) modelo simplemente fotogénico y un(a) modelo con carisma, personalidad, flexible y comunicador.

Una o un modelo es mucho más que su aspecto. lo más importante es su actitud. Debe de ser desenvuelto(a), que no sienta vergüenza ante una cámara, que puede relacionarse bien con la gente a su alrededor, que sabe interpretar a quien la dirige, que desea comunicar.

El modelaje puede ser comparado con la actuación por que la o el modelo debe estar dispuesto a asumir expresiones, actitudes, gestos o poses que pueden no serle familiares o cómodas. Si no se tiene capacidad de adaptarse a las exigencias de los trabajos y a las órdenes que se le dan, no puede ser modelo.

Si una persona se siente incómoda representando papeles como ése (o como muchos otros), seguramente no se encontrará a gusto.

Chatea con nosotros